“Investigadores privados” la defraudan y luego la hostigan

Pagó por adelantado y nunca la ayudaron

Dio dinero para que un sujeto espiara a su ex pareja, lo que constituye una violación a los derechos de terceros, delitos contra la privacidad y el manejo de datos personales, además de que nunca le devolvieron resultados, acusó la afectada

Por Rafael Hernández Guízar

Una nueva estafa que se comete por internet fue denunciada ayer por una de las afectadas, un supuesto grupo de investigadores que prometen espiar a los demás cobrando dinero por adelantado; nunca entregan el trabajo.

Una de las afectadas, que pidió el anonimato por temor a represalias –pues aseguró que tienen ya sus datos personales–, denunció a la redacción de Página 24 el agravio que sufrió tras contratar los servicios de un grupo de investigadores que se anuncian en internet como “Investigadores privados de Guadalajara, Jalisco”, y a quienes acudió desesperada por una decepción sentimental.

El trato que había entablado con un sujeto que se identificó como José Nuño, fue que le entregaría por seis mil pesos las contraseñas de las redes sociales de quien entonces era su pareja sentimental, para lo que le pidió un adelanto: “Dos mil pesos me pidió, me dijo que me costaría más caro si lo hacía directamente en su oficina y hasta vino a mi casa; yo confié y le di el dinero y ya nunca me dio nada”, indicó.

Por este trabajo que constituye una violación a los derechos de terceros, delitos contra la privacidad y el manejo de datos personales, se le pidió la cantidad acordada y no se le dio recibo a cambio; una vez que el dinero se había pagado, ella al no ver resultados acudió de nuevo a las supuestas oficinas, pero su sorpresa fue grande al encontrar personas que habían sorprendido como a ella.

“Llegue y había otras dos mujeres; una señora empezó a enojarse porque no le querían dar su dinero, dijo que ella tenía parientes en la fiscalía y que si no le pagaban iba a clausurar el lugar, por eso como que se pusieron nerviosos y le dieron lo que ella estaba pidiendo. A mí me llamó en eso el investigador que antes me había pedido el dinero y me dijo que me fuera que ya teníamos un acuerdo. Cuando volví a ir, ya no estaban y la oficina estaba a un lado del registro civil 1, el de avenida Alcalde en Guadalajara”.

Aclarando que se sentía timada por una persona que le prometió ayudarla cometiendo un delito, esta mujer se debate entre la posibilidad de denunciar el ilícito o quedarse en silencio por el miedo a que ella pueda ser inculpada dentro de la misma Fiscalía General del Estado (FGE), al denunciar el fraude del que fue objeto.

 

Publicado en: Pagina 24 Jalisco

Comparta Esta Nota en: