Niega Lilia Ruiz abusos contra afectados del 22 de abril

Reconoce que no los representa a todos

Por José Luis Millán Trejo

Lilia Ruiz Chávez, presidenta de la asociación 22 de Abril en Guadalajara AC/Foto: Francisco Tapia

Lilia Ruiz Chávez, presidenta de la asociación 22 de Abril en Guadalajara AC/Foto: Francisco Tapia

Sin pretender entrar en dimes y diretes, Lilia Ruiz Chávez, presidenta de la asociación 22 de Abril en Guadalajara AC, acudió a Página 24 para hacer algunas aclaraciones sobre lo publicado en este mismo medio de comunicación el pasado 27 de abril, cuando se le acusó de abusar de los afectados por las explosiones de 1992 en la zona de Analco y beneficiarse personalmente.

Las acusaciones en contra de Ruiz Chávez las hizo Sonia del Carmen Solórzano Romo, quien con otras tres personas integra el Fideicomiso de Apoyo de Seguridad Social (FIASS) que protege a 65 sobrevivientes de aquellas explosiones.

De entrada, Ruiz Chávez admitió que es cierto que no representa a la totalidad de los 65 afectados del 22 de abril, como en su momento denunció Solórzano Romo. Sin embargo, al respecto Ruiz Chávez señaló que en algún tiempo sí fue así.

Y explicó: “En noviembre de 1993 me incorporé a la Asociación Abril en Guadalajara AC, la que entonces tenía un listado de más de 100 miembros, pero sólo siete de ellos activos. Lo único que se hizo en ese organismo fue instituir la asociación, nadie hacía nada y entonces vi la necesidad de que había que luchar y me di a la tarea de localizar a los afectados y comenzar la lucha con ellos a través de esa asociación. Entonces fue cuando representé no a 65 afectados, sino a 74 familias con dos o más personas que también fueron víctimas de las explosiones del 22 abril”.

 

“Nunca le cobré nada a nadie de los afectados”

En la actualidad, Ruiz Chávez preside la asociación 22 de Abril en Guadalajara AC, que se mantiene con 37 de los 65 beneficiarios del fideicomiso, pero con más miembros que son personas con alguna discapacidad. En total representa a 60 personas.

La entrevistada negó que haya recibido o en su caso exigido 600 pesos a cada uno de los 65 afectados, por representarlos, como en su momento lo denunció Solórzano Romo.

“Es cierto, a partir de 1994 cada uno de los afectados empezó a recibir 600 pesos mensuales por parte de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), gracias al convenio que se logró con mis gestiones ante esa dependencia. Yo hice las gestiones, pero nunca les cobré nada y le pediría a Solórzano Romo que pruebe su acusación o que me presente a una u otra personas que yo le haya cobrado ese dinero”.

En aquella entrevista, Solórzano Romo acusó que Ruiz Chávez intentó incluir entre los beneficiarios a su esposo, sus hijos, su padre y hasta a una persona que la cuida por la discapacidad que padece, aunque no lo logró porque los 65 beneficiarios del fideicomiso tuvieron que pasar por un filtro y ser evaluados para que se les considerara como víctimas de las explosiones del 22 de abril y, por otro lado, su gente no sufrió lesión alguna.

Al respecto, Ruiz Chávez explicó: “Nunca he buscado beneficiar a quien no tiene derecho. Mi padre murió dos años antes de las explosiones del 22 de abril, precisamente el 5 de diciembre de 1990, mis cuatro hijos son profesionistas y a mi esposo sí propuse y lo voy a seguir proponiendo, porque no me lo han admitido, pero él tiene derecho a integrarse al fideicomiso porque fue afectado por las explosiones. Y no hay ni ha habido persona que me cuide por la discapacidad que me generó la tragedia del 92, Dios es quien me cuida y nadie más”.

Contrario a las estimaciones de Solórzano Romo, en el sentido de que el acuerdo que el gobernador Jorge Aristóteles Sandoval Díaz sostuvo con Ruiz Chávez para aportar él cinco millones de pesos al FIASS no les va a servir de nada a los afectados, esta última afirmó que sí les habrá de servir ese dinero.

“Por supuesto que sí nos habrán de servir esos cinco millones de pesos, porque van a cubrir gran parte de los recursos que saldrán del FIASS para pagar en vida 200 mil pesos por concepto de seguro de vida a cada uno de los beneficiarios, pero también para cubrir la parte que hasta ahora no cubre el servicio funerario que actualmente tenemos, que es casi del 50%. Es cierto lo que Solórzano dice cuando refiere que van a salir del FIASS más de los cinco millones de pesos aportará el gobernador, pero ella no considera que esos dos gastos quedarán totalmente cubiertos y ya no tendremos que erogar más dinero”, explicó.

Según Ruiz Chávez, el mandatario también se comprometió por escrito a buscar que a su vez o en su momento las siguientes administraciones se comprometan a seguir aportando un millón de pesos cada año al FIASS, lo que permitirá capitalizar el fideicomiso.

Por último, Ruiz Chávez conminó al dialogo al resto de los afectados del 22 de abril, con el objeto de intercambiar puntos de vista que sirvan para terminar con malos entendidos entre ellos mismos, que no benefician a nadie, y adelantó que seguirá con sus gestiones para lograr más recursos en beneficio de todos los afectados del 22 de abril de 1992, sean o no miembros de la asociación 22 de Abril en Guadalajara AC.

Publicado en: Pagina 24 Jalisco

Comparta Esta Nota en: