Políticos y gobernantes tienen poco aprecio por la educación

Política regresiva no combate la desigualdad educativa en México

Su desprecio se ve reflejado en restricciones presupuestarias, critica el director del Instituto de Investigación en Educación de la UdeG, Guevara Niebla

Fotografía relevante a la nota.

director del Instituto de Investigación en Educación, de la UdeG, Gilberto Guevara Niebla brindó la conferencia magistral “Los grandes problemas de la educación en México”, en el Paraninfo Enrique Díaz de León/Foto: Cortesía UdeG

Hay poco aprecio de par­te de políticos y gobernan­tes por la educación, y esto se ve reflejado en restric­ciones presupuestarias, afir­mó el Director del Instituto de Investigación en Educa­ción, de la Universidad de Guadalajara (UdeG), doctor Gilberto Guevara Niebla, en el Paraninfo Enrique Díaz de León.

El académico impartió la conferencia magistral “Los grandes problemas de la educación en México”, en el marco de la creación de dicho instituto, adscrito al Centro Universitario de Ciencias Económico Admi­nistrativas (CUCEA).

Dijo que hay una políti­ca regresiva del actual go­bierno federal en materia educativa, caracterizada por una reducción drástica del presupuesto a escuelas nor­males, una disminución de los recursos para estímulos docentes y la cancelación de tajo de la Reforma educati­va de 2013, pero sin haber política de reemplazo.

Otros rasgos de dicha política son la reducción de recursos destinados a la educación de la población más desfavorecida. Es de­cir, para educación indíge­na, comunitaria y especial.

Estas políticas no han obstaculizado que el sistema educativo esté internamente dividido, ya que tiene me­jores servicios para atender a la población urbana y de clase media, y hay servi­cios de baja calidad que se ofrecen a los sectores socia­les con mayores carencias. Guevara Niebla describió que la educación en México enfrenta una crisis histórica resultado de las transforma­ciones sociales que produjo la globalización y la pola­rización social. La gestión burocrática, centralizada y vertical, es otro de los princi­pales problemas que enfrenta el sistema educativo, agregó, ya que introduce rigidez, uniformidad, inflexibilidad y limita la autonomía de las escuelas y la autonomía pro­fesional del maestro.

Denunció un estanca­miento y postración de la educación como consecuen­cia de un vacío de acción del Estado. Y habló sobre los efectos de la pandemia en la educación: tuvo efec­tos múltiples como la de­clinación de aprendizajes, deserción, confinamiento en hogares con efectos a veces funestos para la salud mental.

El Rector General de la UdeG, doctor Ricardo Vi­llanueva Lomelí, le dio la bienvenda. “Es un gusto recibir, en este espacio uni­versitario, a nuestro con­ferencista, doctor Gilberto Guevara Niebla, a quien re­conocemos como un agudo analista de la realidad educativa y social de nuestro país”, indicó.

Recordó que, a principios de los 90, en el contexto de una Reforma educativa, que de manera histórica eleva­ba a rango constitucional el derecho a la educación y ampliaba la obligación del Estado de impartir educa­ción hasta nivel secundaria, Guevara Niebla publicó una de sus más paradigmáticas obras, La catástrofe silen­ciosa, donde evidenciaba que en aquel entonces los profesores no estaban en­señando lo que debían y los estudiantes no aprendían los conocimientos mínimos que deberían de aprender.

“Así, desde hace casi 30 años, la educación presen­ciaba una catástrofe silen­ciosa causada por una baja calidad educativa. Era una catástrofe que ocurría todos los días, sin ruido, ni testi­gos en los salones de clase. No era objeto de preocupa­ción pública. La pandemia nos ha mostrado que aún no lo es. La catástrofe parece continuar. Sin embargo, ha dejado de ser silenciosa”, matizó Villanueva Lomelí.

Poco se ha avanzado en lograr que los estudiantes obtengan los conocimien­tos y habilidades necesarios para ser exitosos en la so­ciedad y en la economía del siglo XXI.

El Coordinador General Académico y de Innovación de la UdeG, doctor Car­los Iván Moreno Arellano, mencionó que México fue uno de seis países que duró más tiempo con sus escuelas cerradas, a raíz de la pande­mia del COVID-19, 55 se­manas en total. En tanto que en Irak, Kuwait, Honduras, Venezuela y Bangladesh se perdieron alrededor de 243 días de clases presenciales.

Destacó que la catástro­fe educativa se refleja, en­tre otros aspectos, en el pre­supuesto asignado al rubro, ya que en los hechos no ha sido prioridad nacional. En los últimos seis años el gas­to educativo ha disminuido casi 12 por ciento; lo que representa 113 mil millones de pesos menos del pre­supuesto que tenía todo el sector educativo en 2015.

“No sólo eso, sino que pierde peso presupuestal dentro de las prioridades. En 2015 la inversión edu­cativa representaba casi 20 por ciento de todo el presupuesto programable; en 2022 será sólo 16.8 por ciento”, informó Moreno Arellano.

La educación ha sido uno de los sectores más sa­crificados en la pandemia en este país. Esto debe de llevar a una reflexión so­bre el valor social que le damos a la educación. Por eso, la UdeG creó el Ins­tituto de Investigación en Educación para reflexionar e investigar, así como para contribuir a resolver los problemas sociales desde la educación.

El Rector de CUCEA, maestro Luis Gustavo Pa­dilla Montes, recordó que la educación es un proceso siempre inacabado, y añadió que la presencia de Guevara Niebla en la UdeG pondrá el cincel en la piedra, con el ángulo adecuado, para poder ser la voz de la sociedad y la conciencia a través del saber universitario.

Manifestó su esperanza de que el nuevo instituto tenga un alcance y presen­cia nacionales, y que “po­damos cooperar para tener mejores condiciones en nuestros sistemas educati­vos”.

Share This Post On