¡El Baratillo estuvo inundado de gente!

Pocos tianguistas y pocos asistentes usaban cubrebocas…

Por Elizabeth Ríos Chavarría

Las calles por donde corre el tradicional espacio de comercio lucieron abarrotadas, y pese a los ingresos controlados y a la petición de seguir las recomendaciones, muchos no traían cubrebocas, o acudían en familia, con adultos mayores y niños pequeños/Foto: Cortesía

Las calles por donde corre el tradicional espacio de comercio lucieron abarrotadas, y pese a los ingresos controlados y a la petición de seguir las recomendaciones, muchos no traían cubrebocas, o acudían en familia, con adultos mayores y niños pequeños/Foto: Cortesía

A pesar de que se les dio la oportunidad de reabrir siem­pre y cuando cumplieran con los protocolos de sanidad, ayer nuevamente no todos los co­merciantes ni clientes del tian­guis El Baratillo respetaron a cabalidad las medidas de segu­ridad de cara a la pandemia.

La semana antepasada les impidieron instalarse por in­cumplir con los protocolos, y aunque hubo un compromiso de su parte, ayer se vio que no todos acataron el uso del cu­brebocas ni respetaron la sana distancia.

En un recorrido hecho por Página 24 se constató tam­bién que no hubo una dismi­nución en el número de visi­tantes, pues adultos mayores, familias enteras, niños y jóve­nes por igual se vieron en la zona, sin el adecuado uso del cubrebocas.

“En algunos puestos se veían mejor (las medidas) pero en otros, otras cuadras, se vio que por cada un comerciante que tenía más o menos bien puesto el cubrebocas, dos más no, pero eso sí, se vieron algu­nos carteles en donde le pedían a la gente usarlos para que los dejaran trabajar”, platicó un cliente que acudió a comprar la despensa de la semana.

Pese a que en otras ocasio­nes se vio a personal del ayun­tamiento de Guadalajara en va­rios de los ingresos midiendo la temperatura y regulando en ge­neral el flujo de visitantes, ayer para las 2 de la tarde no se vio a ninguno. Aunado a esto, y aun­que en algunas cuadras se pu­sieron barreras en las esquinas para evitar que la gente entrara por las banquetas, esto solo fue una dinámica segmentada.

Por el otro lado, también se vio que algunos comerciantes se organizaron mejor que otros, y es que, mientras unos coloca­ron tapetes sanitizantes al in­greso de algún bloque o cuadra, otros más –en su mayoría– se vieron con el cubrebocas pues­tos, dejando a unos cuantos con el mismo mal colocado.

También, en algunos pues­tos se vieron varios carteles o señalética en donde llamaron a la ciudadanía a cumplir con las medidas, a fin de que se pudiera hacer una mejor reac­tivación de la zona, al evitar la propagación del coronavirus.

De cara a la reactivación económica que se ha dado en la ciudad, semana a semana autoridades de Guadalajara anuncian qué tianguis sí y cuá­les no podrán instalarse, con base al semáforo que siguen respecto a contagios detec­tados por zonas de la ciudad, por ello, será en los próximos días que se determine si El Baratillo podrá instalarse la siguiente semana.

Publicado en: Pagina 24 Jalisco

Comparta este material en