Lemus también compra insumos a sobreprecio

Y por adjudicación directa, a empresas que inflan precios

Cubrebocas, caretas, guantes, sanitizantes y otros productos fueron adquiridos por el gobierno de Zapopan a precios muy superiores a los ofertados en el mercado; esto se puede corroborar en el mismo micrositio donde el ayuntamiento informa sobre las acciones ante el COVID-19

Por Gloria Reza M.

Para hacer frente a la pandemia del COVID-19, el presidente municipal de Zapopan, Pablo Lemus, se ha brincado la formas en materia de licitaciones al hacer adjudicaciones directas a empresas que no prestan el servicio contratado e inflan precios/Foto. Twitter @PabloLemusN

Para hacer frente a la pandemia del COVID-19, el presidente municipal de Zapopan, Pablo Lemus, se ha brincado la formas en materia de licitaciones al hacer adjudicaciones directas a empresas que no prestan el servicio contratado e inflan precios/Foto. Twitter @PabloLemusN

(apro).- Para hacer frente a la pandemia del COVID- 19, el presidente municipal de Zapopan, Pablo Lemus, se ha brincado la formas en materia de licitaciones al ha­cer adjudicaciones directas a empresas que no prestan el servicio contratado e inflan precios.Al hacer una bús­queda en el micrositio deno­minado “Información Proac­tiva/Focaliza covid-19”, en el apartado “compras, ad­quisiciones y contrataciones por la emergencia sanitaria”, la reportera detectó que, en abril último, las autoridades municipales adjudicaron a 10 proveedores –algunos con hasta con tres compras–, poco más de 7.7 millones de pesos en insumos para la se­guridad del personal del sec­tor salud.

Uno de los beneficiarios fue José Israel Ocampo Ca­macho, quien obtuvo tres adjudicaciones directas el mismo día, el 7 de abril, por un monto total de 3 millones 445 mil 697 pesos.

Ocampo Camacho factu­ró un millón 149 mil 652 pe­sos por la compra de limpia­dor desinfectante en polvo de alto nivel. Cada pieza la vendió en 210 pesos, cuando en la tienda virtual Mercado Libre el mismo producto tie­ne un precio de 125 pesos, es decir, 85 pesos menos.

La segunda adjudica­ción a favor del empresario Ocampo Camacho fue un lote de 20 mil cubrebocas desechables, plisados, con triple capa. El municipio pagó un total de 343 mil 812 por la mercancía.

Además, en esa misma adquisición se le compraron 42 termómetros digitales in­frarrojos, en 2 mil 295 pesos, cuando se ofrecen en diver­sos portales de internet desde 870 hasta mil 899 pesos, los más caros.

La tercera compra a Ocampo Camacho fue por un millón 952 mil 233 pesos, en 820 googles de seguridad, sellados, cada uno en 528 pe­sos, cuando en Mercado Li­bre se venden en 229 pesos. A la vez, se le compraron 10 mil mascarillas “que impiden el paso de aire con partículas de virus y bacterias”, cada una en 125. Las mascarillas N95, recomendadas para evi­tar el paso de virus se ofer­tan en 80 pesos en las tiendas virtuales.

El 20 de abril, el gobier­no municipal adjudicó sin licitación a la empresa Con­versiones Especiales, SA de CV, que, según su portal de internet, desde hace 37 años se dedica sólo a la conver­sión de ambulancias a terapia intensiva, un contrato por un monto de 1 millón 538 mil 90 pesos.

Dicho contrato amparó la compra de 15 cintas para pro­teger la filtración en los tra­jes encapsulados, dos cápsu­las de traslado para pacientes con sospecha de COVID-19, botas para equipo encapsu­lado nivel B, así como traje encapsulado nivel A y B para bomberos.

Otra de las adjudicacio­nes bajo sospecha es la que el municipio otorgó al em­presario Francisco Javier González Castañeda, pues la factura que éste entregó al municipio aparece bajo la razón social de la empre­sa Casa de Seguridad Altec, cuyo giro central es la venta de protección a entidades pú­blicas y privadas.

La adjudicación realizada el pasado 8 de abril fue por la adquisición de 7 mil 500 overoles de protección des­echable polipropileno, por los que pagó un millón 696 mil 500 pesos.

Sin licitación de por me­dio, las autoridades de Za­popan adquirieron con siete diferentes proveedores 2 mil 500 caretas, 80 mil cubrebo­cas, un equipo de bomba de fumigación, seis hidrolavado­ras con motor, ocho tambores de 55 litros de “simple green crystal”, mil 500 litros de clo­ro, 500 microfibras, bolsa de plástico rojo, y nueve masca­rillas para ventilación.

Por la compra de todos esos insumos desembolsó un millón 13 mil 830 pesos.

Donativos del sindicato

A pesar de la inversión, personal del OPD Servicios de Salud del Municipio de Zapopan (SSMZ) compartie­ron fotografías en las que se observa a uno de sus compa­ñeros usando simples bolsas de plástico en sus pies para proteger su calzado mientras atiende a un paciente sospe­choso de covid-19.

En otra imagen, uno de los empleados de la Cruz Verde está completamente protegido con un overol con capucha, en sus pies trae un cubre-cal­zado, careta, mascarilla N95, al momento de trasladar a un sospechoso de coronavirus en una camilla, mientras que su compañero solo usa guantes, careta y un simple cubrebo­cas.

Los denunciantes aseguran que las autoridades municipales sólo entregan dos overoles por día y por cada turno en los ser­vicios médicos, y que los cubre­bocas son de baja calidad.

En entrevista, Carlos Or­tiz, líder del sindicato ma­yoritario, confirmó que hizo donativos los días 27 y 31 de marzo, 7 abril y 6 de mayo últimos: 340 caretas protec­toras, 200 trajes protectores reutilizables, 7 mil 500 cu­brebocas de tres capas, 38 mil 400 guantes de nitrilo, 6 mil guantes de látex, 3 mil 700 guantes de vinilo, 48 litros de gel antibacterial y 560 cubre­bocas KN95.

El donativo del sindicato se entregó a las Cruz Verde: Santa Lucía, Federalismo, Sur, Niña Eva, Villa de Gua­dalupe, Norte, Sur, así como al hospital general de Zapo­pan.

Además, de forma direc­ta el sindicato entregó a sus afiliados 150 batas, 150 care­tas, 3 mil cubrebocas y 7 mil guantes.

En una transmisión de Facebook con fecha 6 de mayo, el director general del OPD de SSMZ, Salvador García Uvence mencionó que no solo el sindicato ha donado al municipio, sino también di­ferentes instituciones dieron kits de protección y caretas.

Personal desprotegido

Ortiz mencionó que el personal se sentía desprotegi­do “porque los protocolos no estaban bien instrumentados y faltaba un poco de equipo”, sin embargo, “se ha ido corri­giendo”.

Mencionó que recibió que­jas de personal de salud que no había jabón ni sanitas para secarse las manos, pero los delegados hablaron con los encargados de cada unidad y a la administración central.

“No dudo que pueda ha­ber un turno (que no tenga los insumos) porque en la admi­nistración pública se maneja mañana y tarde, y nuestros compañeros de noche y de fin de semana pueden quedar ol­vidados o cortos”, comentó.

Por otro lado, pide al esta­do y a la federación entregue prerrogativas al municipio para que se entregue un bono o una gratificación a los traba­jadores de la salud.

Los SSMZ cuentan con mil 400 trabajadores, 840 tienen base y el resto son eventuales. Carlos Ortiz recordó que exis­ten 250 plazas vacantes, pero no se “ha dado la basificación por las condiciones económi­cas desde 2009”, según le han reportado las administracio­nes municipales.

Y recordó que hay perso­nal que tarda hasta 15 años en conseguir una plaza de base.

Publicado en: Pagina 24 Jalisco

Comparta este material en