2019: un mal año para Jalisco en materia de seguridad y salud

Balance de Faviola Martínez, presidenta PAN en Guadalajara

Promesas incumplidas de Alfaro se hunden junto con las decenas de cuerpos hallados

Narcofosa en el Fraccionamiento Villa Fontana Acqua. La estela de violencia cada vez es mayor y la autoridad, la autoridad sigue estando ausente/Foto: Cuartoscuro

Narcofosa en el Fraccionamiento Villa Fontana Acqua. La estela de violencia cada vez es mayor y la autoridad, la autoridad sigue estando ausente/Foto: Cuartoscuro

Las fosas clandestinas en Jalisco no sólo albergan decenas de cuerpos mutilados por el crimen organizado, también contienen las promesas incumplidas de un gobernante que se comprometió a no dar tregua a los delincuentes, a quienes no concedería ni perdón ni olvido.

A un año del gobierno alfarista y a punto de concluir el 2019, esas frases pierden sentido y se hunden junto con las decenas de cuerpos hallados, igual en la colonia El Colli, como en la Primavera del municipio Zapopan o recientemente en Tlajomulco de Zúñiga. Los números se multiplican: 27, 50 o 119 cuerpos, muchos de ellos en bolsas con restos. Así, la estela de violencia cada vez es mayor y la autoridad, la autoridad sigue estando ausente.

Jalisco se ha convertido en la entidad con el mayor número de fosas clandestinas. Y mientras la delincuencia organizada avanza, la “Refundación”, en su primer año de gobierno, no atina a establecer o a reformular su fallida estrategia de seguridad.

La inseguridad es tal, que ya 73.6% de la población considera que vivir en este estado es inseguro. Y cómo no, si es la tercera entidad con el mayor número de casos de personas desaparecidas, superando ya los 7 mil.

Pero eso sí, mientras este número se incrementa con el pasar de las semanas, la autoridad lucra y en lugar de priorizar la búsqueda de los desaparecidos, prefiere erogar en altos salarios para tres directivos de la Comisión de Búsqueda de Personas Desaparecidas, quienes absorben alrededor de 200 mil pesos al mes en conjunto, mientras que al personal operativo, las personas que se encargan de las búsquedas de los desaparecidos para darles paz a los familiares, sólo se les otorga una remuneración de 11 mil pesos mensuales en promedio, según denunció el think tank Transversal. Así las prioridades de Enrique Alfaro.

A los desaparecidos, debemos sumarle los homicidios que a diario se cometen en Jalisco: 8 cada 24 horas, al menos hasta el mes de octubre; de acuerdo con los datos del Secretariado Ejecutivo Nacional de Seguridad Pública, hasta esa fecha sumaban 2 mil 428 asesinatos dolosos en Jalisco, tan sólo en el primer año de la “refundación”. Para el 17 de diciembre, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana a cargo de Alfonso Durazo informó que Jalisco es la cuarta entidad con el mayor número de homicidios dolosos, alcanzando los 2 mil 465 (cifra al mes de noviembre de 2019).

Más allá de la percepción, tristemente hay una violenta realidad para los jaliscienses. Los datos no mienten y 2019 será para Jalisco uno de los periodos con mayor saldo rojo, así lo constatan los datos en materia de inseguridad, delincuencia y asesinatos. Ello, a pesar de que la seguridad y el estado de derecho, formaban parte de los cuatro ejes fundamentales en los que basaría la “refundación”. Sin embargo, estamos muy lejos de verlos materializados en nuestra vida cotidiana.

Salud, otro pendiente

Qué lejos está aquel 6 de diciembre de 2018, cuando en su toma de protesta, Enrique Alfaro muy a su estilo, dijo que garantizaría “la atención médica de calidad, las 24 horas del día, en todos los rincones del estado” hoy, a más de un año y días de esa promesa, sólo podemos decir que Alfaro ha fallado una vez más y sigue fallando.

Aunado a ello, la crisis por el dengue sigue su marcha, motivada por el cambio climático, según el emecista. Otra promesa falsa y vacía del gobierno alfarista que no cumplió en materia de salud, lo que desgraciadamente, ya le costó la vida a 49 personas, aunque hay cifras extraoficiales que apuntan que son más los fallecimientos por dengue. Aunado a la propagación del virus que hoy ya ha infectado a más 11 mil 687 personas en Jalisco. Así, nuestro estado es el que registra más muertes por dengue.

Mes con mes fuimos testigos del incremento de personas afectadas por el dengue, también fuimos testigos de la pasividad, ignorancia e indolencia por parte del gobernador y su seudo secretario de Salud. Ambos permitieron el avance del dengue en Jalisco, colocando a la entidad como el primer estado con mayor número de casos: fallecidos y contagiados.

No sólo no se atendió el tema, el gobernador Alfaro se aventó dos joyas para justificar el aumento de dengue: primero, a pesar de la evidencia, acusó que “hay quienes tratan de difundir miedo y sacar raja política”, y la segunda, atribuyó el avance del dengue en Jalisco como una “consecuencia del cambio climático que enfrenta nuestro planeta y que se refleja con la elevación de la temperatura”. Por si esto no fuera poco, se sumó la ineptitud, con lo que fueron utilizadas 6 mil dosis de insecticida caduco para combatir al mosquito del dengue.

Yo me pregunto: ¿Dónde quedó la promesa de brindar atención médica de calidad a los jaliscienses Enrique Alfaro?

¿Qué sigue?

Hoy Jalisco se encuentra agobiado por la inseguridad y una crisis de salud motivada por la soberbia, por no escuchar a los jaliscienses, así como la inadecuada previsión y atención a los problemas. Ambos nos mantienen en la incertidumbre, con miedo de salir a las calles e intranquilidad, porque en lugar de recuperar la paz de los jaliscienses, tal pareciera que este gobierno sólo alimenta el silencio y la complicidad.

Necesitamos instituciones fuertes en materia de Seguridad y Salud. En seguridad, que nos den certeza en la prevención y castigo a los delincuentes. Y para ello, se requiere confianza en nuestras autoridades, pues mientras sólo el 10.4% de los delitos sea denunciados, la impunidad prevalecerá.

En salud necesitamos funcionarios comprometidos, no como Fernando Petersen, quien en vez de exigir a la Federación declarar la alerta epidemiológica, persiste en su necedad e ineptitud, y no lo digo yo, lo demuestran las cifras, pues hay un drástico aumento de los casos, que ya superan los 11 mil.

Exigimos que el gobierno de Jalisco revalúe sus “estrategias” en estas dos áreas y tome las medidas necesarias para evitar que la inseguridad siga cobrando vidas y que el dengue continúe su marcha. Nosotros seguiremos trabajando de la mano de la ciudadanía, informando, denunciando y sobre todo proponiendo acciones para mejorar nuestro entorno. Ya lo dijo el gobernador y desde este espacio hacemos eco a sus palabras: Señor gobernador, trabaje para los jaliscienses, no para beneficio de su partido.

Porque los cambios inician desde lo local, desde el Comité del PAN en Guadalajara seguiremos trabajando por un mejor Jalisco.

Construyamos un mejor 2020 para nuestra querida Guadalajara y por supuesto, para Jalisco.

Publicado en: Pagina 24 Jalisco

Comparta este material en