Se roban de todo en el panteón de San Gaspar

Y el ayuntanmiento tonalteca no garantiza vigilancia

Por Rafael Hernández Guízar

Ahora no se puede dejar ni un recuerdo en la tumba del ser querido, porque hasta eso se roban los rateros, esto porque la policía municipal no patrulla por la zona del cementerio, criticaron habitantes de esta zona de Tonalá/Fotos: Francisco Tapia

Ahora no se puede dejar ni un recuerdo en la tumba del ser querido, porque hasta eso se roban los rateros, esto porque la policía municipal no patrulla por la zona del cementerio, criticaron habitantes de esta zona de Tonalá/Fotos: Francisco Tapia

En la delegación de San Gaspar, en Tonalá, los criminales no respetan ni a los muertos, pues hasta las flores se roban, denunciaron ayer habitantes de este lugar.

Jaime Casillas García, uno de los vecinos de este sitio, indicó que el panteón está abandonado por las autoridades, que no hay vigilancia y que los rateros se llevan desde la herrería que se coloca en las tumbas, hasta las flores que les llevan a los difuntos.

“El panteón está horrible, abandonado, no podemos ni poner nada  porque todo está abandonado, las varadas están tiradas, y si uno pone cristos a las tumbas, se las roban; yo hace como un año puse una herrería en la tumba de mi padre y se la robaron, no hay nada de respeto en este panteón, está totalmente abandonada por las autoridades municipales, uno piensa que si uno está pagando en la dirección e panteones debería de haber  algo de la autoridad”, dijo.

–¿No hay vigilancia, no viene la policía?

–No puede uno poner nada porque todo se roban, hasta los angelitos de cantera, los libros de recuerdos, todo se roban.

–¿Y el director de panteones qué dice?

–Mire, yo no he tenido acercamiento con él, ni lo conozco, pero yo como ciudadano y como habitante de esta delegación estoy inconforme porque no le puedo poner nada a la tumba de mi padre que Dios me lo tenga en Santa Gloria porque todo se roban y es muy malo porque este es un panteón donde nuestros difuntos están ahí y nadie puede hacer nada, ni el delegado ni nadie, nadie se preocupa por los panteones.

–¿Y usted qué quiere decirle a la autoridad?

–Mire, que está muy horrible, yo creo que aquí la puerta debe de estar cerrada, la barda debe de estar arriba, debe haber orden.

Harto de ser ignorado por su actual presidente Sergio Chávez Dávalos, este ciudadano indicó que lo que desean es que se termine ya la administración municipal y así entre el alcalde electo Juan Antonio González Mora, en quien han fincado sus esperanzas: “Ojalá que ahora sí nos apoye como nosotros lo apoyamos, como dice el dicho si sembramos tenemos que cosechar”, sostuvo.

Al dar un recorrido por el lugar, constatamos el mal estado de las bardas, la falta de cruces por el vandalismo y el deterioro total pese a los intentos frustrados de la ciudadanía.

 

Publicado en: Página 24 Jalisco

Comparta Esta Información en: