Ola de ejecuciones alcanza a políticos

Sicarios no reconocen colores ni partidos

El asesinato del alcalde con licencia de Jilotlán de Dolores sacudió a la clase política y a la sociedad en general, al sumarse –en apenas cuatro meses– a otros dos homicidios en contra de figuras públicas, como el perredista Saúl Galindo, o el emecista Salvador Magaña

Por Francisco Andalón López

La violencia no distingue condición social ni ideológica, ante la inacción del gobierno estatal por garantizar seguridad pública; muestra de esto es la ejecución del alcalde con licencia de Jilotlán de Dolores, Juan Carlos Andrade Magaña/Fotos: Especial y Cortesía

La violencia no distingue condición social ni ideológica, ante la inacción del gobierno estatal por garantizar seguridad pública; muestra de esto es la ejecución del alcalde con licencia de Jilotlán de Dolores, Juan Carlos Andrade Magaña/Fotos: Especial y Cortesía

Del 8 de septiembre al 15 de abril, 80 políticos han sido asesinados y de esta cantidad, hay cuando menos tres casos que se han registrado en Jalisco. De acuerdo con un estudio realizado por la consultora Etellekt, hasta el 8 de abril se habían registrado 173 agresiones con saldo de 78 precandidatos o candidatos fallecidos.

Pero a estos hechos delictivos se le suman el asesinato de Maribel Barajas, candidata del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) en Michoacán, y apenas ayer el de Juan Carlos Andrade Magaña, presidente municipal con licencia de Jilotlán de los Dolores y que buscaba la reelección.

Los otros dos casos de ejecuciones en la entidad, ocurrieron el 28 de diciembre, cuando en el municipio de Tomatlán, Saúl Galindo Plazola fue asesinado mientras transitaba por una carretera de la zona, luego de ser bajado de la camioneta en la que viajaba y agredido a balazos por sujetos armados.

Su intención era participar en la elección como candidato por la presidencia municipal de este municipio, cargo que ya había logrado ocupar entre 2013 y 2015. Por este hecho, se iniciaron las investigaciones y aunque se dijo había varias líneas de investigación, a casi cuatro meses no ha habido avance para dar con el o los responsables.

“La sociedad mexicana, vive con esta angustia, la sociedad mexicana ésta indignada ante la creciente ola de violencia que se vive en nuestro país y hoy hacemos un llamado más, para generar las condiciones de paz, tranquilidad y en el caso específico de mi amigo Saúl Galindo, pedir que se realicen las investigaciones correspondientes, que se generen las condiciones para detener a los responsables de este artero crimen”, criticó el 29 de diciembre Miguel Granados, presidente del Comité Directivo Nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD).

El 28 de diciembre pasado fue asesinado el diputado perredista Saúl Galindo Plazola en Tomatlán, cuando transitaba por una carretera de la zona, luego de ser bajado de la camioneta en la que viajaba y agredido a balazos por sujetos armados/Fotos: Cortesía

El 28 de diciembre pasado fue asesinado el diputado perredista Saúl Galindo Plazola en Tomatlán, cuando transitaba por una carretera de la zona, luego de ser bajado de la camioneta en la que viajaba y agredido a balazos por sujetos armados/Fotos: Cortesía

El 24 de diciembre del año pasado, Salvador Magaña Martínez, líder de Movimiento Ciudadano (MC) en La Huerta fue asesinado con arma punzocortante, apenas unos días después de haber anunciado en redes sociales el desvío de recursos a favor del Partido Revolucionario Institucional (PRI). El hecho sigue impune.

“Levantaron y asesinaron a sangre fría a mi amigo Chava Magaña, importante líder social de La Huerta, Jalisco. Aprovecho para decirle fraternalmente a su familia, a sus amigos que no nos vamos a quedar callados y que no vamos a permitir que Salvador se convierta en una cifra más, en un número más que se pierda en el olvido. Exigimos una respuesta inmediata a las autoridades, exigimos justicia”, señaló el 26 de diciembre Clemente Castañeda Hoeflich, coordinador de diputados federales de MC.

Ayer con el asesinato de Juan Carlos Andrade Magaña, Enrique Alfaro Ramírez, candidato de MC al gobierno del estado, también se pronunció al respecto, pese a su promesa de no hablar en campaña sobre la inseguridad que se ha registrado en la entidad para que no se politice el tema.

“Jalisco se ha convertido en referente nacional por los asesinatos de activistas y políticos, y recientemente respecto a la desaparición de personas. Esto no puede seguir así. En estas condiciones no se puede hablar de normalidad democrática, en estas condiciones no podemos hablar de un proceso electoral libre”.

“Señor gobernador, los jaliscienses le exigimos seriedad y resultados. Jalisco no puede seguir por este camino, en materia de seguridad y procuración de justicia, su gobierno ha sido un rotundo fracaso. Si no puede, deje su cargo”, fustigó el candidato.

Publicado en: Página 24 Jalisco

Comparta Esta Información en: