Política Industrial

La privatización del agua es real

Por Manuel Villagómez

La ley que dejó el israelita David Korenfeld, ex director de la Conagua, para privatizar el agua está en el Congreso y ya se aprobó en el Estado de México; con esa aprobación, Miguel Mancera ya recibió 10 mil mdp del BID para invertir en el proyecto hidráulico de Iztapalapa con el compromiso de privatizar el agua y darle el negocio a cualquier presta-nombres de la mafia del poder financiero y concesionarlo lógico, al amigo de Korenfeld que redactó esa ley privatizadora.

Es claro que estos grandes intereses cuentan con la asesoría total del ITAM de Alberto Baillères, como se demostró en las concesiones que otorgó y sigue otorgando Peña Nieto del petróleo y de todos los energéticos a los poderes fácticos económicos que hoy le ordenan lo que tiene que hacer.

La reforma hidráulica y la reforma energética van unidas porque tienen en frente un negocio de miles de millones de dólares que es el fracking, porque nosotros tenemos la tercera reserva mundial de ese gas y petróleo a 5 mil metros de profundidad y la única forma de extraerlo es quebrando las rocas con la presión del agua, tan es así que han pensado llevar agua del sureste a Nuevo León y Tamaulipas para hacer este negocio antiecológico; así, los Estados Unidos nos han tomado como su conejillo de Indias, pues mientras ellos pueden tomar agua del río Colorado mediante acuerdo, Canadá jamás ha aceptado darle una gota de agua a EU, porque en Canadá, la sociedad civil apoya a su gobierno para que no ceda a las presiones del imperio yanqui.

Nosotros ya construimos un oleoducto para llevar petróleo del sureste hasta Reynosa y ahora ya están proyectando el acueducto del sureste para el negocio del fracking. El proyecto Monterrey VI que consiste en desviar el río Pánuco para llevar agua a Monterrey, no era para apagar la sed de los regiomontanos, lo usaron como pretexto ya que esa era para romper las rocas y extraer el gas y esa agua queda contaminada porque se le agregan productos químicos que son un secreto por ser cancerígenos.

La privatización del agua es tan antisocial que la ley prevé privatizar el agua de lluvia tal y como la empresa española Abengoa lo intentó en Bolivia, en donde la sociedad civil, encabezada por el entonces diputado Evo Morales, logró sacarla del país y derogar la ley que la privatizaba, hoy Bolivia está creciendo a un 10%, gracias a la defensa de su soberanía hidráulica y energética, mientras que aquí estamos actuando al revés. La privatización del agua está fracasando en los países, estados y municipios en donde se ha hecho, pues es como el empresario cuando obtiene una concesión oficial, piensa solamente en hacer negocio y han existido incrementos hasta de 400% en el precio.

En Jalisco, ya se inició la aplicación del incremento al agua en el AMG, como un mensaje a las empresas privatizadoras del agua como lo es Renova Atlatec, S.A. de C.V. que cobra aproximadamente 25 mdp por tratar las aguas. Hay que insistir ante la sociedad civil, los diputados locales y federales, presidentes municipales y regidores de que no la chiflen, que es cantada, ya que al autorizar un incremento al agua en la ley de ingresos municipales, como lo hicieron el año pasado, es hacerle el caldo gordo a estos grandes intereses fácticos del agua, que van a tomar el negocio cuando vean que ya es negocio por el discurso de que, el agua hay qué cobrarla a su costo real, como lo propusieron Dau Flores y César Coll y ¿la corrupción es parte de ese costo real?

 

Publicado en: Página 24 Jalisco

Comparta Esta Información en: