Caso Márquez-Julión evidencia ineptitud de estado mexicano

Reacción tardía de las autoridades es prueba de la corrupción gubernamental

La Ley Federal para la Prevención e Identificación de Recursos de Procedencia Ilícita es letra muerta, advierte el especialista Francisco Jiménez Reynoso

Por Rafael Hernández Guízar

Es prioritaria la aplicación de la ley y una depuración de las corporaciones policiales y de las instancias procuradoras de justicia pues sólo así podría, en el mediano y largo plazo, disminuir la corrupción que impera en el sistema mexicano, consideró el académico de la UdeG Francisco Jiménez Reynoso/Foto: Archivo Página 24

Es prioritaria la aplicación de la ley y una depuración de las corporaciones policiales y de las instancias procuradoras de justicia pues sólo así podría, en el mediano y largo plazo, disminuir la corrupción que impera en el sistema mexicano, consideró el académico de la UdeG Francisco Jiménez Reynoso/Foto: Archivo Página 24

El escándalo por presunto enriquecimiento ilícito y lavado de dinero que se atribuye al futbolista Rafael Márquez y al cantante Julión Álvarez, demuestra la ineptitud del estado mexicano para investigar a delincuentes, sentenció ayer el investigador de la Universidad de Guadalajara (UdeG) Francisco Jiménez Reynoso.

En entrevista con Página 24, el especialista lamentó que no fue hasta que se dio a conocer en medios de comunicación el comunicado del gobierno de Estados Unidos por un presunto nexo entre Rafael Márquez y Julión Álvarez con el presunto narcotraficante Raúl Flores Hernández, que se procedió a intervenir los bienes del futbolista del Atlas y el cantante en territorio nacional; la tardía acción es una prueba de la corrupción que pulula en el aparato gubernamental mexicano.

“Lo que los medios no han tratado y que nosotros hemos dedicado tiempo para hacerlo, es que no nos hemos preguntado quién falló en hacer su trabajo, quién fue omiso en hacer  las investigaciones o si hay lagunas en nuestras leyes para que se investigue este tipo de recursos. Y los resultados que tenemos es que, en primer lugar, tenemos una Ley Federal para la Prevención e Identificación de Recursos de Procedencia Ilícita. En la PGR hay un departamento en el que seguramente ahorita se están comiendo unas tortas ahogadas  acompañadas de refrescos y no están haciendo nada, absolutamente nada y están devengando un sueldo, hay una ley para prevenir e identificar algo que no están haciendo”, sentenció Jiménez Reynoso.

“La investigación de delitos en nuestro país es una vacilada, por qué será. ¿Porque está en manos de improvisados?, ¿de gente corrupta?, ¿de gente vinculada a la delincuencia organizada? Aquí no pasa absolutamente nada si no es nuevamente por un señalamiento de un país ajeno, del vecino país del norte donde señalan a más de 20 personas vinculadas a un poderoso narcotraficante y que nada sabíamos de él, era un perfecto desconocido; famosos El Chapo Guzmán, el Mayo Zambada, y este era un perfecto desconocido y  resulta que es muy poderoso, que tiene más de 30 años en el negocio y que ha acumulado una fortuna. Y dentro de las amistades que ha hecho, se metió al futbol, a los espectáculos, y nadie se dio cuenta”, lamentó el académico.

Asimismo, Jiménez Reynoso, indicó que tampoco opera en México la Ley Federal Contra la Delincuencia Organizada, el Código Penal Federal donde se señala “el decomiso de instrumentos, objetos y productos del delito”.

“Es un problema de leyes o de aplicación de las leyes”.

Finalmente, el académico resaltó que es prioritaria la aplicación de la ley y una depuración de las corporaciones policiales y de las instancias procuradoras de justicia pues sólo así, dijo, podría en el mediano y largo plazo disminuir la corrupción que impera en el sistema mexicano.

Publicado en: Página 24 Jalisco

Comparta Esta Información en: