Alfaro debe despedir a su compadre Salvador Caro

Actuó al margen de la ley y causó conflicto con la FGE: Alfonso Petersen

Por Elizabeth Ríos Chavarría

El pleito entre uniformados que por fortuna no llegó a mayores sólo demuestra la falta de coordinación entre la policía de Guadalajara y la fiscalía de Jalisco, situación que aplauden y aprovechan los delincuentes para operar impunemente en la zona metropolitana/Foto: Especial

El pleito entre uniformados que por fortuna no llegó a mayores sólo demuestra la falta de coordinación entre la policía de Guadalajara y la fiscalía de Jalisco, situación que aplauden y aprovechan los delincuentes para operar impunemente en la zona metropolitana/Foto: Especial

El zafarrancho vivido el martes por la tarde entre policías de Guadalajara contra elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE) fue una muestra clara de la incapacidad que tienen los mandos de estas corporaciones, pero en particular del comisario Salvador Caro Cabrera, tronó el regidor del Partido Acción Nacional (PAN) Alfonso Petersen Farah, quien exigió la destitución del encargado de seguridad en el municipio.

Con la movilización que se suscitó al momento del encontronazo en la colonia Oblatos, al parecer por cuatro policías municipales que vestidos de civiles –y aparentemente de encubierto– investigaban un supuesto robo conejero, demostró el error que cometió el alcalde de Guadalajara Enrique Alfaro Ramírez, por nombrar a su “compadre” encargado de seguridad cuando en reiteradas ocasiones ha demostrado no estar preparado para tremenda responsabilidad.

“La reitero (su destitución), porque la he pedido desde que lo nombraron. Hoy creo que el compadrazgo del alcalde con Salvador Caro, no justifica bajo ninguna circunstancias las acciones tan ilegales, irresponsables y fuera de la ley que hemos estado viviendo a partir de su nombramiento como comisario de Seguridad Pública”.

Aunque aceptó que la irresponsabilidad se manifestó desde ambas dependencias, pues con la fuerte presencia policiaca tanto estatal como municipal se creó un conflicto que pudo pasar a mayores y encima se descuidó la vigilancia de la ciudad; por esto, Petersen Farah criticó al emecista Caro Cabrera por transgredir los protocolos y reglamentos –al permitir actuar a los cuatro policías vestidos de civiles–, y evidenciar de nueva cuenta su incapacidad para hacerse cargo de la ciudad. Razón por la cual, más que una sanción amerita ser destituido del cargo.

“El compadrazgo del alcalde con Salvador Caro, no justifica bajo ninguna circunstancias las acciones tan ilegales, irresponsables y fuera de la ley que hemos estado viviendo a partir de su nombramiento como comisario de Seguridad Pública”/Foto: Francisco Tapia

“El compadrazgo del alcalde con Salvador Caro, no justifica bajo ninguna circunstancias las acciones tan ilegales, irresponsables y fuera de la ley que hemos estado viviendo a partir de su nombramiento como comisario de Seguridad Pública”/Foto: Francisco Tapia

“El ser compadre del alcalde no lo hace bajo ninguna circunstancia un profesional de la seguridad pública (…). Ser un comisario requiere no sólo un conocimiento de la actividad, sino una estabilidad emocional que el comisario, reiteradamente, no ha demostrado. Ha sido una persona que se ha caracterizado por aptitudes histriónicas y características irresponsables”, aseveró.

Sin dejar de reconocer los excesos que se vio tanto de la policía municipal como de la estatal, el regidor blanquiazul reiteró la urgencia porque Salvador Caro Cabrera deje de ser comisario de Seguridad, por el bien de la ciudadanía.

Sin coordinación

Lo sucedido el martes pasado evidenció una falta de coordinación entre ambas dependencias; un hecho lamentable, pues por estos sucesos quienes salen afectados de manera principal son los ciudadanos, señaló el regidor priísta tapatío, Salvador de la Cruz Rodríguez.

Por su parte, el edil tricolor abordó el tema –sin acusar de manera directa a nadie– como una clara descoordinación entre autoridades estatales y municipales, que más allá de las versiones de cada parte sobre la culpabilidad del uno o del otro, denotaron una falta de trabajo que sólo fue en perjuicio de los jaliscienses.

“Yo como ciudadano, y como regidor del ayuntamiento de Guadalajara lo que veo es una falta de coordinación de políticas públicas para el tema de seguridad y eso es lamentable para el caso de los ciudadanos de la ciudad. De ahí deriva que no hay coordinación y ahí la delincuencia es la que está aplaudiendo que no se están coordinando”.

Señaló que cualquier política de seguridad que se implemente en el estado se debe de dar a conocer entre dependencias, a fin de evitar este tipo de zafarranchos en donde el Comisario de Seguridad de Guadalajara, Salvador Caro Cabrera “justificó” la intervención de los policías vestidos de civil, quienes aparentemente se encontraban de encubierto, investigando un supuesto robo conejero.

“No está bien que no se sepa entre corporaciones qué acciones se están realizando (…). Ratifico, si no hay una claridad de las políticas públicas de coordinación entre los involucrados, prácticamente seguiremos en la ciudad con cuestiones de seguridad muy complicadas como en la que estamos”.

Agregó además que las acciones de la Agencia Metropolitana no se están cumpliendo, pues su función debería de ser vincular las acciones de combate a la inseguridad entre las policías municipales y elementos estatales, para evitar este tipo de hechos.

 

 

Publicado en: Página 24 Jalisco

Comparta Esta Información en: