Enrique Alfaro, un fanfarrón mentiroso

El alcalde Enrique Alfaro lleva a cabo proyectos que según él beneficiarán a la ciudad. Se dice ingeniero y desconoce olímpicamente las bondades de la profesión, pues hasta un humilde albañil sabe más que “el ungido” mandatario tapatío/Foto: Archivo Página 24

El alcalde Enrique Alfaro lleva a cabo proyectos que según él beneficiarán a la ciudad. Se dice ingeniero y desconoce olímpicamente las bondades de la profesión, pues hasta un humilde albañil sabe más que “el ungido” mandatario tapatío/Foto: Archivo Pagina 24

Después de la represión contra los vecinos inconformes con la tala de más de un centenar de arboles en El Deán. Vemos que el gobierno municipal de Guadalajara tiene un plan amplio de destrucción ambiental, en colusión con el SIAPA.

A los pocos días de lo de El Deán, nos enteramos de otro ecocidio más. Ahora en el antiguo parque San Rafael, aquel que todos los tapatíos de más de 50 años disfrutamos en nuestra infancia. En este emblemático parque, dice el inepto y fanfarrón alcalde de la ciudad tapatía, pretenden construir un vaso regulador de aguas pluviales, para evitar más inundaciones en esa zona. Caray con este tipo de ocurrencias, me queda claro que Enrique Alfaro Ramírez piensa que todos somos igual de idiotas que él. Los que crecimos en las colonias del oriente de la ciudad conocemos muy bien esa zona, nunca ha sufrido por las inundaciones en tiempos de lluvias. Las carencias son muy diferentes. Entiendo que este flamante alcalde camaleón, como pirrurris, no tiene ni idea de las carencias de estas colonias. Además, como ingeniero demuestra que desconoce las bondades de esa profesión, pues un humilde albañil sabe más, y no presume un título universitario. (Tal vez lo compró en Santo Domingo).

En temas de seguridad pública, este alcalde miente de nuevo. Pues su “alguacil” de película no detiene ni la diarrea. Los asaltos bancarios son noticia de cada semana. Los asaltos a transeúntes los sufren personas que no tienen guaruras y mucho menos camionetas blindadas. Uno de esos asaltos lo sufrió nuestro valiente amigo periodista Rafael Hernández, de la UdeG-TV y del diario Página 24. Mientras tanto, el “Alguacil” Salvador Caro utiliza a los policías para golpear a ciudadanos indefensos, mientras solapan la destrucción de los pocos espacios públicos que aún tenían arboles.

Ante el ridículo y la creciente indignación social por estos ecocidios, los alcaldes metropolitanos del partido color naranja se montan como oportunistas del problema de la presa El Zapotillo. Ahora resulta que son defensores del medio ambiente y del territorio. Les recuerdo a esos alcaldes ineptos que todos siguen siendo responsables de seguir contaminando las aguas de la cuenca de El Ahogado y del río Santiago. Ninguno ha detenido las descargas de aguas negras de los municipios que mal gobiernan. Por eso afirmo que son mentirosos y oportunistas. Pretenden seguir engañando a los ciudadanos ingenuos, que desconocen la realidad, por falta de información verídica.

En nuestro municipio de El Salto, a diario sufrimos por sus mentiras. Estos alcaldes oportunistas y mediocres son delincuentes ambientales. Y por esa razón interpondremos las denuncias penales correspondientes ante la PGR. ¡Ya basta de ineptos y corruptos engañabobos dentro de las instituciones públicas!

Atentamente

Raúl Muñoz Delgadillo

Presidente del Comité de Defensa Ambiental de El Salto

Publicado en: Página 24 Jalisco

Comparta Esta Información en: